Yo quiero ser guay, pero…

21 marzo 2011

Hacía tiempo que no escribía monólogos y como propósito de nuevo año tengo planeado acabar o retocar todos aquellos que llevan siglos esperando a ver la luz. Pero como todo, esto no se puede hacer a la primera… tienes que hacerte a volver a escribir. Así que empezaré con unas de las cosas más sencillas, que es hacer una especie de lista. Normalmente, cuando escribo “cosas graciosas” (es como llamo yo a lo que vosotros llamáis “paridas varias“) suelo desarrollar las ideas a partir de una frase que se me suele ocurrir de casualidad. Uno de esos pensamientos que te hacen gracia… A veces juego a provocar esas frases siguiendo un patrón. El último fue “Yo quiero ser guay, pero…” y de ahí vas sacando cositas. Si te animas a participar, ahí tienes los comentarios para tu granito de arena. Te dejo mis cosas graciosas:

-Yo quiero ser guay pero conduzco con carnet de conducir en regla, seguro e ITV.
– Yo quiero ser guay pero no me llega el pelo para hacerme el “pelocepillo”.
– Yo quiero ser guay pero respeto a los demás.
– Yo quiero ser guay pero me suelen llamar por mi nombre de pila, no por un “Er” seguido de un mote.
– Yo quiero ser guay pero las drogas son muy caras.
– Yo quiero ser guay pero a veces me leo un libro.
– Yo quiero ser guay pero no tengo camisetas sin mangas.
– Yo quiero ser guay pero no tengo una pegatina con el logo de Playboy en mi coche.
– Yo quiero ser guay pero no me gusta meterme con niños o abuelos.
– Yo quiero ser guay pero en mi armario no hay ni una sola gorra. Nisiquiera una de los NY Yankies.
– Yo quiero ser guay pero las gafas de sol de los chinos no se pueden graduar.

– Yo quiero ser guay pero me da pereza depilarme los brazos.
– Yo quiero ser guay pero suelo llevar la camiseta puesta.
– Yo quiero ser guay pero prefiero llevar mi cartera en el bolsillo antes que en una mariconera.
– Yo quiero ser guay pero cuando intento hacerme una foto con el movil en el baño, salgo desencuadrado.
– Yo quiero ser guay pero me aburro viendo Hombres mujeres y viceversa.
– Yo quiero ser guay pero solía aprobar en el instituto.
– Yo quiero ser guay pero las chicas que me gustan suelen ser inteligentes.
– Yo quiero ser guay pero no me rio con Pablo Motos.
– Yo quiero ser guay pero no suelo llegar al coma etílico.
– Yo quiero ser guay pero vergüenzo si cometo una falta de ortografía.
– Yo quiero ser guay pero siempre era defensa en los partidillos del recreo.
– Yo quiero ser guay pero nunca tuve un mote.
– Yo quiero ser guay pero…

¡Espero vuestras ideas!

Actualización: si quieres aportar tus ideas, anímate!. Aqui o en el Twitter bajo el hastag #yoquieroserguaypero. Gracias Juanlu por la idea!

– Yo quiero ser guay pero nunca tuve un fotolog. (Juanlu)

– Yo quiero ser guay pero me gusta más la Nutella que los batidos proteicos. (Maria)

– Yo quiero ser guay pero no exijo cocacola light (¿Por quien lo dices, Menitto? jajaja)

– Yo quiero ser guay pero no llevo tacones a la biblioteca. (Sandra)

– Yo quiero ser guay pero tuve que estudiar.


La intrigante historia de… lo nuestro

28 mayo 2010

Llevo unas semanas “todo roto” con Facebook… porque me he dado cuenta de que no sólo es una red social… no se cómo decirlo… pero creo que mi Facebook es mi novia. Como en estos casos, no se realmente como acabamos saliendo. Conocía la página por amigos comunes pero nunca la vi de esa forma especial.

En ese tiempo yo salía con otra que se llamaba Tuenti, pero las cosas llevaban un tiempo sin funcionar. Tuenti no se arreglaba para mi, siempre haciamos las mismas cosas: etiquetar, comentar y rechazar invitaciones inútiles. Y eso hacía que muchas veces acabásemos discutiendo. La rutina había hecho mella y no hacíamos nada diferente durante semanas… ella me lo recordaba continuamente y me cabreaba porque iba de víctima: se quejaba de la situación pero no hacia nada por cambiarla, no me proponía hacer otras cosas.

Facebook respetó mi relación con Tuenti, se mostró comprensiva y siempre estuvo ahí apoyándome. La cosa con Face (le gusta que la llame así) empezó como una simple amistad. La verdad es que yo aprovechaba cualquier excusa para escaparme un ratito y hablar con ella: Un cumple de un amigo que no conocía a Tuenti, un grupo de “señoras que” simpático. ¡Era genial! Reconozco que al principio me abrumaba tantas opciones, pero estaba acostumbrado al tema único de Tuenti mientras que Face me daba todo lo de Tuenti y mil cosas más. Tengo que reconocer que además de todo lo que me ofrecía, también me influyó lo que opinaban mis amigos. Todos me decian que me veía mas feliz con Face, que era más completa…

Así que empecé a quedar mucho mas a menudo con Facebook, mientras que me iba distanciando de Tuenti. Hasta que no pude seguir sosteniendo aquella mentira y tuve una discusión con la española. Todo surgió porque me olvidé la contraseña y me hizo ir a recuperarla a sitios donde nunca pensé que llegaría a estar, así que me cansé y le dije que habíamos acabado. “¡Si lárgate, hay millones como tú!” recuerdo que me gritó con rabia.

Facebook se portó muy bien conmigo, me ayudó en todo lo posible y quedaba conmigo para intentar animarme jugando al Farm Ville. Fueron unas semanas dolorosas, pero con su ayuda vi la luz… y empecé a disfrutar plenamente de su amistad. Y así, muy lentamente me di cuenta de que realmente me gustaba. Empecé a regalarle videoclips con canciones de amor, hacíamos cosas juntos. Empezamos a salir y lo hicimos oficial cambiando mi estado. Todos mis amigos se alegraron por lo nuestro y nos lo hicieron saber con un “Me gusta”. ¡Cuanta felicidad! Me dijeron que Tuenti supo lo nuestro e intentó volverme a recuperar a la desesperada creando grupos.

– “¿Ahora? ¿Creas grupos ahora, Tuenti? Ya es tarde para nosotros.” Le dije.

Y aquí estoy. Llevo unos meses con Facebook y la cosa va bien entre nosotros. De hecho ya tenemos dos grupos. Se llaman “Mio mio y na mas que mio” el mayor, que tiene 211 fans y “Yo también respondí con un gracias a un Te Quiero“, que sólo tiene 52. Nos dicen mucho que tienen el ingenio de su padre pero son guapos como su madre.

Somos felices. Pero últimamente han aparecido ciertas cosas que hacen que recuerde malas experiencias que pasé con Tuenti. … Por ejemplo la típica pregunta:

¿Qué estoy pensando? ¿De verdad necesita saber a cada momento en qué estoy pensando?. A ver, espero que no se lo tome a mal, pero es que ni yo sé en lo que estoy pensando… O no me paro a pensar en lo que pienso. ¿¿Por qué ella quiere saberlo??

Otra situación de pareja rara:

¿A que os ha pasado? Primero te lanza la pregunta de si tienes planes para a continuación recordarte como de pasada que ya habias hecho planes para ir a un cumpleaños de su amiga. Es el mítico “pregunto y después recuerdo”. Mi teoría es que lo pregunta con maldad para ver si me acuerdo de que tenemos que hacer algo juntos. Si no te acuerdas, lo siguiente será el siempre recurrente “ah claro, de los cumpleaños de tus amigos si que te acuerdas…“. Be afraid, que dirian los hijos de Shakespeare.

Pero pese al tiempo que llevamos juntos, aún descubro cosas sobre Face. Lo último fue romper el tabú del tamaño. Intenté subir una foto, pero fue demasiado. Me avisó con un tímido mensaje:

A ella (no) le gustan grandes

(Haz click sobre la imagen para verlo “tamaño real”)

Y ahí seguimos. Tenemos los típicos roces de pareja como cuando te etiquetan en una foto en la que sales realmente mal… Ella no te defiende y le parece gracioso avisar a todos tus amigos para que vean la dichosa foto. Pero todo se soluciona. Lo hablamos y seguimos para adelante.

Las relaciones de pareja son complicadas y cada una tiene su propia historia. Esta es la mia con Facebook…

Licencia Creative Commons


La Televisión y yo

22 diciembre 2009

Hace un par de dias me dio por meterme en una conversacion ajena. Para ser justo, diré que oí algo de una tia que se ponía morada pillando cacho a todas horas en Gran Hermano y oye… como tío ese comportamiento  me llamó la atención.

– Espera espera espera… ¿Que esa tia qué?

-Si, Indira (o Indirah o algo así). Que se liaba con uno dentro de la casa. A lo sexo salvaje… y el público la expulsó. ¿No lo sabias?

-No… si la hubiese visto fijo que me acordaba.

Ahí ya empecé a notar que debido a las prácticas y a las clases yo no andaba muy al corriente de la tele “normal”, esa que ve todo el mundo. Pero no es la primera vez que me quedaba en fuera de juego. Ya me pasó hace algunas semanas con un programa que se llama “Pekin Express” y donde a una chica le soltaron un guantazo. O algo asi. Todo el mundo me preguntó que si lo habia visto. A mi lo más conocido que me sonaba era una peli de animación que se llamaba Polar Express… pero me hice el enterado y dije que claro que habia visto el guantazo. Y que además, se lo merecia. Por tonta.

Pues hoy me ha vuelto a pasar algo parecido. Alguien me ha dicho que le parecia muy fuerte que nosequé presentador siguiese con nosequé actriz. Yo que andaba medio despistado solté el tipico comentario irónico “ah, pero esos todavía viven?” porque me sonaban de hace años atrás… y la chica me miró casi con asombro y me preguntó: “¿pero tú ves la televisión?”

Entonces me quedé pensando. ¿Veo televisión? Claro que veo televisión… pero parece ser que no lo mismo que “todo el mundo”. Ahí comenzó un dialogo interno…

Suelo ver series… A ver, Servan, repasemos las que he visto de dos años hasta hoy:

Los Soprano, Los Simpsons, House, Perdidos, A dos metros bajo tierra, The Office, Futurama, Dexter, Prison Break, Extras, Scrubs, Little Britain (la original y la versiónUSA), Padre de Familia, Entourage, Friday Night Lights, 30 Rock (Rockefeller Plaza la llamaron aquí), El rey de la colina, Curb Your Enthusiasm (El show de Larry David aquí), Heroes, Bones, Battlestar Galactica, Malcolm (me hace más gracia ahora que cuando la vi hace unos años), Las Chicas Gilmore (si, ¿que pasa?), Sexo en Nueva York (¿y? ¿y?), Todo el mundo quiere a Raymond, Me llamo Earl, Numb3rs, Chuck, Cómo conocí a vuestra madre, Hermanos de Sangre…

Vale… pero eso son extrajeras. Voy a quedar como un friki… que lo soy, pero vamos… ¿alguna Made In Spain?

Que vida más triste

Más friki todavia… la gente cree que al igual que la enorme The Office es una serie cutre porque no hay música de moda o risas enlatadas… Venga, esfuérzate Servan… Programas normales fijo que vemos, programas que ve todo el mundo…

Si… bueno… todos los programas del Discovery Channel: American Chopper, Los Cazadores de Mitos, Pesca Radical, A Cámara Superlenta, Top Gear, Overhaulin’, Megaconstrucciones, Dirty Jobs (con Mike Rowe!), Cazadores de Tormentas, Brainiac…

Joe… venga va… uno español… Un “Gran Hermano”, un “Tu si que vales”…

“Ilustres Ignorantes” el programa de Javier Coronas en Canal Plus. Buenísimo. O el mejor programa de deportes: “Informe Robinson”. O El Intermerdio.

¿El Intermedio? Pero si todo el mundo ve “El Hormiguero”… Desde luego…

¿Conclusiones?

1) Le dedico el mismo tiempo a la tele que todo el mundo… sólo que veo otras cosas. Ceno viendo el último episodio de Bones mientras la mayoria ve Gran Hermano o lo que toque. Antes de irme a la cama, un capítulo de Scrubs, que no dura mucho y te deja con buen rollo…

2) No suelo coincidir con gente que vea lo mismo que yo, por lo que no salen temas de conversación. Lo que nos lleva a…

4) Me tengo que sentar a ver Fisica o Química… Pa’tener cosas de que hablar con mis compañeras de prácticas. (Llevo 2 semanas en ello ya :-D)

5) Debo dejar de hablar sólo.

3) … y aprender a contar.


“Chico, es que así sin luz…”

10 noviembre 2009

No, no es lo que parece.

En realidad esto me lo acaba de decir una señora mayor en el garage… Que no, que no es lo que parece…

El verano pasado me dio por comprarme una máscara para protegerme el cuello y la cara del frío cuando voy con la moto. La máscara es de esas con la que no pasas desapercibido, en cuanto la vi me encantó. Creo que le pega a mi moto, a los cascos que suelo llevar… Y para colmo es calentita “que da gusto!”.

Lógicamente he tenido que pasar por dos gripazos casi seguidos para empezar a ponérmela (soy asi, aprendo a palos). Llevo dos dias con ella y ya hoy me ha pasado algo curioso. He salido de unas clases prácticas, me he puesto el modelito completo “Servan motero” consistente en chaqueta, guantes, braga (si… eso del cuello), casco y la famosa máscara pa´rematar. He hecho el trayecto a casa y he metido la moto en el garage. Mi garage tiene un problemilla: la puerta se cierra sola al minuto de abrirla. Así que la mayoría de las veces dejo la moto y salgo casi a la carrera del parking con el casco puesto… así no tengo que volver a abrir la puerta con el dichoso mando a distancia que siempre se me pierde entre los millones de bolsillos que tienen las chaquetas moteras.

Total, que en medio de esa carrera, con el casco, la máscara, la chaqueta y medio despistado como voy yo siempre, casi me doy de frente con una señora mayor, vecina de plaza de aparcamiento. El grito que pegó la buena señora… ¿cómo explicarlo? ¿Os acordais de aquella escena de “Psicosis” en la ducha?. Fue tan chungo el grito que incluso me asustó a mi, que grité de rebote…

Después llega el momento incómodo, ese en el que te arrepientes de haberte asustado… seguro que os ha pasado en el cine. Lo primero que hice fue levantarme la visera del casco:

– “Ay Dios Servando… ¡eres tú!”

– “Perdone Teresa, que con las prisas pa’ que no se me cerrase la puerta…”

– “No te preocupes, m’hijo. Me asustaste. Chico, es que así sin luz…”

Yo en ese momento no habia caído, pero ya luego al entrar a mi piso y verme al espejo… Pobre señora. No me extraña que pensase que un marciano le estaba robando la radio del Corolla… Me hice una foto, “sin luz” para que os hagais una idea… A lo malote de los G.I. Joe.

“…y un dia que me cuadre, ¡dominaré el mundo!”

Nota mental: Cada vez que me baje de la moto, debo quitarme por lo menos el casco y la máscara. Si no, un dia de éstos me dan con el spray de pimienta.

Licencia Creative Commons


Crónicas

1 noviembre 2009

(Siempre he querido hacer ésto, asi que…)

Cuaderno de Bitácora.

Viernes, 30 de Octubre.

  • 09:34 Aeropuerto Tenerife Sur: Me siento a desayunar en el Bar 100% Carlsberg del aeropuerto. Al preguntarme por lo que iba a beber, le digo con guasa a la camarera “una Dorada“. “Vaya, que original” parece que piensa, y me sonrie casi por obligación. Bocata jamón/queso.

  • 10:15 Vuelo TFS – BCN: Una señora muy mayor casi me saca un ojo con una teta (perdon, un pecho) al intentar colocar su equipaje de mano en el compartimento que está sobre mi cabeza. Ante su insistencia, me levanto yo con un “yo la ayudo, señora”. Quedo como un tio educado y salvo el ojo.
  • 14:00 Vuelo TFS – BCN: El avión aterriza. Me adelanto a la señora para bajarle el equipaje antes de que me vuelva a “almohadillar” la cara.
  • 16:00 Hostal: Abro la puerta de mi habitación. ¿Y el baño? ¿Y la ducha?

  • 16:13 Hostal: Me acuesto en la cama. Encuentro la ducha… creo.

  • 17:09 Bar Catalán con camareros chinos: Bocata jamón/queso.
  • 17:30 Cotxeras de Sants, Barcelona: Me encuentro con gente de SW (“pero qué joven eres!”) y entramos a conocer a los luchadores (Meet & Greet, según los anglosajones). En la entrada nos dan unas carpetas con fotos de los luchadores para que sepamos quien es quien y nos las autografien. “Me siento como una adolescente con la Superpop“, le digo a alguien en plan cachondeo.

  • 17:34 Cotxeras de Sants, Barcelona: Ya no lo parezco…. soy una adolescente conociendo a los de Fisica o Química. ¿La diferencia? En lugar de llevar aparatos en los dientes y gritar que los quiero a todos, llevo una máscara en la mano para que me la firmen y no paro de chapurrear “ai am a greit fan of yu” a todo el que se me cruza ya sea japonés, canadiense, británico o americano. PAC me pregunta si vamos a armar mucho jaleo esta noche. Yo le suelto una parrafada que ni yo mismo entiendo. “Ok, ok… See you later” me dice.
  • 20:00 Cotxeras de Sants, Barcelona: Comienza el show. Animo a los malos, abucheo a los buenos. Como en la vida, los “heels” (malos) tienen más miga, hacen trampa, insultan al árbitro o al público y además, suelen ganar. (Apunte: Se me hace rarísimo ver en persona a gente que siempre veo mi portátil o en el dvd.)
  • 23:15 Bar catalán con camareros chinos: Bocata jamón/queso.
  • 00:46 Hostal: Fin del dia.

———————————-X———————————-

Sábado, 31 de Octubre.

  • 09:25 Bar Catalán con camareros chinos: Bocata jamón/queso. La camarera china me mira extrañada. O sorprendida. O feliz. La verdad es que no lo distingo… me mira.
  • 10: 16 – 17:00 Barcelona: Camino por Barcelona como si me lo conociese de toda la vida. Quedo con amiguetes. Me llevan a dar un paseo laaaargo: Sants, Gran Via, Ramblas… Por fin como algo sano (pizza). Busco en las Ramblas a un titiritero, pero no damos con él. “Hoy no habrá venido” me dice un amigo. “Fijo que el muñeco está de baja”. Tendré que buscar otra cosa para la sección Talento.
  • 19:30 MangaRoom: Más wrestling en el show de la escuela de wrestling SWA. Muchas risas.
  • 22:42 Hostal: De camino de vuelta paso por delante de un local de Bocatta. “Comer bien no cuesta tanto” es el slogan de esta empresa de bocadillos. “Si ellos lo dicen…”. Me meto y salgo con un bocata… pero vegetal, ¿eh?. Algo es algo… Me cruzo con una señora vestida de bruja. Parece que en Barcelona se toman en serio eso de Halloween. Estoy a punto de felicitarla por el disfraz, pero en el último momento me doy cuenta de que tanto su nariz como la verruga de su mandíbula son reales.
  • 23:58 Hostal: Fin del dia.

———————————-X———————————-

Domingo, 1 de Noviembre.

  • 07:09 Hostal: Mientras espero a que el taxi llegue, desfilan por delante del hostal brujas, vampiros y zombies con resaca. Parece ser que la noche ha sido larga. Ahora si que dan miedo de verdad.
  • 08:16 Aeropuerto Barcelona: Después del madrugón, descubro que hubo un error en mi reserva y mi vuelo en realidad saldrá a las 11 de la mañana. Tengo 3 horas por delante para aburrirme. Saco mi portátil:

(Siempre he querido hacer ésto, asi que…)

Cuaderno de Bitácora.

Viernes, 30 de Octubre.

09:34 Aeropuerto Tenerife Sur: Me siento a desayunar en el Bar 100% Carlsberg …

  • 10:31 Aeropuerto Barcelona: Parece que mi vuelo va a salir ya. Programo esta entrada para que se publique dentro de una hora, que estaré en el avión de vuelta a Tenerife. ¿Lo malo? En la puerta de embarque solo veo a personas mayores… Me da que voy a tener que colocar muchos equipajes de mano…
  • 10:32 Aeropuerto Barcelona: Fin del cuaderno de bitácora.

Servando’s Day

23 octubre 2009

¡Tengo Santo!

Los que tenemos un nombre poco común, no sabemos que tenemos un “santo” hasta que alguien llega y te lo dice. Un compañero ha llegado esta mañana y me ha dicho que había oído en la radio que hoy era el día de los Servando. “¿Ah, pero hay más?” ¡Hasta me ha hecho ilusión!

Tener un nombre raro tienes sus pros y sus contras. Me pasa con el nombre cómo me pasaba con el acento cuando estaba en la península: a todos les resulta curioso hasta que se acostumbran. Pero para ello hay que pasar por un periodo de adaptación. Suele ser muy común en que a los demás no les guste o no se acostumbren a tu nombre y te lo versionen ellos, te rebautizan. Desde el instituto a la universidad, desde la banda de música al equipo de rugby en Teneride, el nombre “Servando” a degenerado a cosas tan curiosas como Servandus, Servan2, Sherman, Servys o Servy. Incluso nombres más cercanos y puestos por mi propia familia: Servan y Se. Lo de la familia es comprensible porque mi padre se llamaba igual y había que diferenciar uno de otro… pero ¿¿Servy??. Lo curioso que al final dejas de extrañarte y hasta reniegas de tu propio nombre. Aquí dejo una conversación real en una llamada al Pizza Hut de Pamplona:

PH:”Las pizzas a recoger aquí, ¿a qué nombre las pongo?”

Yo:”Si, a mi nombre: Servando.”

PH:”Perdona, ¿Severino?”

Yo:”No, Servando.”

PH:”Siverio?”

Yo:”Servando”

PH:”Soriano?”

Yo:”Fernando, me llamo Fernando”.

Estuve recogiendo pizzas a nombre de Fernando un par de años.

Otra cosa buena de tener un nombre tan raro es que es tan poco corriente que no necesitas un mote.

“¿Conoces a Pedro?”

“¿Qué Pedro? ¿El Pelos? ¿El Cabra? ¿¿Pedro el Mocos??”

¡Meeeec! Fallo. En mi entorno si preguntas por Servando o te conocen o no. Muy pocas veces tienes que aclarar a qué Servando te refieres… Bueno, en mi casa sí se hacía: “El grande o el chico”. Aunque esto no siempre se cumple, porque si tienes un nombre raro es muy común que llegue alguien  y te rompa la dicha diciéndote “oye, pues yo conozco a alguien que se llama como tú!” Es curioso porque tú nunca has conocido a alguien con tu nombre, pero parece que todo el mundo te conoce a ti y a otro más. Eso, para qué negarlo, te hace sentir un poco menos especial… porque el nombre es raro, vale… pero ¡joe!, es tuyo. Además, te hace plantearte cosas…. Si te cruzas a un tocayo,  ¿cómo le llamarías? Yo lo tengo claro: Servy. Por joder… X-D

Pues eso, yo pensaba que ningún tocayo mío había hecho méritos suficientes dentro de la Iglesia como para conseguir un día para el resto de los Servandos. Pero mira, mirando por internet he visto que incluso hay dos días. Es lo que tenemos, necesitamos dos días para que nos terminen de homenajear bien. Mi santo es hoy y el 1 de julio. Lógicamente hoy lo anuncio, quedan 8 meses para pensar bien qué regalos me harán ilusión… (El videojuego The Beatles Rock Band sería todo un detallazo…)

Dejo una foto de ese San Servando currante. No sé por qué pero al verle con las cadenas, esa “carita fina” y ese pelazo, se me ha venido a la mente el Caballero del Zodiaco “Andrómeda”, que veía cuando chiquito.

¡Viva yo y los mios!


Monólogos. VIII: Canario en Pamplona

25 marzo 2009

Si no recuerdo mal, éste fue uno de los primeros “documentos con gracia” que escribí. Surgió de mis anécdotas cuando empecé la carrera en Pamplona. Estuve en un Colegio Mayor donde conocí a otros veintitantos proyectos de médicos, y donde me lo pasé de miedo. Eso si, siempre me picaban por lo del acento, y de ahí mi “venganza” con este monólogo. No lo he retocado desde que lo hice, asi que sigue con sus fallos y todo, más original. 😀

pamplona

——————————————————————————————————

Canario en Pamplona

Soy canario… y me gusta. Me gusta lo de tener otro ritmo, me gusta ir por la calle a mi paso. Lo de ser canario en la península tiene su gracia. Lo primero que me llamó la atencion fue la velocidad con la que la gente camina allí… ¡supongo que será porque tienen bastante espacio para hacerlo!. En Tenerife estamos más limatidos…

Dicen que experimentando se aprende… Yo conoci la teoria de la relatividad en Pamplona, mientras volvia de la compra:
Vas caminando a tu ritmo por la acera cuando oyes como alguien detrás de ti carraspea. Ese típico carraspeo que te dice “molestas, tio!”. Te giras y ves a una señora mayor con un carrito lleno de compra que está intenando adelantarte… que te dan ganas de echarte hacia la derecha, esperar a que se ponga a tu altura para en ese momento apretar el paso otra vez y la abuela no pueda adelantarte… como lo que haces normalmente en la autopista con cualquier “espabilao” que te pica la luz, vamos…

Otra cosa que te llama mucho la atención es lo del acento. Bueno, a ti no te llama nada la atención porque estás acostumbrado al acento peninsular por las noticias… a quienes les llama más la atención es a ellos. Hay varias fases:

Primero está la fase “sonrisas”: a todo el mundo le parece gracioso ke no pronuncies las “c”. Sonrien en plan “¡uy! ¡pero que simpatico el canario como habla!”.

Después está la fase “loro”, ke es cuando ya pillan confianza y te empiezan a vacilar…

-“a ver, di Cereza”…

-“seresa

-“no, seresa no: Ce-re-za”

Claro, al principio te parece simpático, entrañable tal vez, pero a la decimocuarta vez, le dices a tu compañero que le vaya a dar la vara con la cereza de los cojones a su bendita madre… Eso si, hablamos de chicos… que una chica te lo puede hacer decir las veces que quiera, que si te tienes que esforzar para que te salga una “c” o una “z”, pues se esfuerza uno… Nunca pasarias por alto que un tipo te dijese que eres mono por tu pronunciación, pero a las chicas se le perdona todo… 😀

Por ultimo, está la fase “Sinónimos“. Para ke no te vacilen y no te tuvieses que acordar de la madre de alguno, yo tenía mi sistema que se basaba en intentar evitar palabras con muchas “c” si me cruzaba con el típico graciosillo. En lugar de decir “cuidado con la ceniza del cigarro” lo cambiaba por  un “¡tio, la mierda esa gris se te va a caer!” … ese tipo de trucos… lo malo eran los lunes por la noche…


-“Oye, Servan, ke ponen en la tele esta noche??”

-“emm… se ese i, creo”

-“¿qué?”

-“estoooo… ce ese i

-“eso qué es?”

-“emmm… la serie esa de los muertos y los pelos… seesei las vegas, seesei nueva york, la serie de los forenses… ¡¡tú ya me entiendes, tio!!!”

Eres canario y llevas seseando 23 años, pero como te has pasado los últimos dos rodeado de “z” y de “c”, pues alguna se te escapa. Lo peor es que siempre se te escapa en el peor momento: cuando estás de vacaciones en Tenerife, con todos los colegas y de repente sueltas un “nos vamos al Zine?” Entonces vuelve todo a empezar:

“que gracioso, ha dicho Zine!”

“se te pegó el peninsular, eh?”

“¡¡di ZereZa!!”

Licencia Creative Commons