Canarismos: Lesson Faif (5). Modo Imperativo


Buenos dias niños y niñas. Después de muchos meses, retomamos los canarismos. Todos atentos que al final pregunto, ¿eh?. Comenzamos

Hoy daremos las diferentes maneras de utilizar el modo imperativo en las islas. ¿Qué es el modo imperativo, Alfredito?

Emmm.. es… cuando… un emperador…

Mal, te quedas sin recreo. ¿Si, Laurita?

Es un modo gramatical empleado en numerosas lenguas para expresar mandatos, órdenes o solicitudes taxativas, señor don profesor.

Muy bien Laurita. Clavado a la Wikipedia. ¿Lo has mirado ahí?

No, señor don profesor. ¿Usted si?

No Laurita.

¿Entonces cómo sabe que está igual que en la Wikipedia, señor don profesor?

Castigada sin recreo… Continuemos. Como bien decía vuestra compañera, utilizamos el modo imperativo cuando queremos instar al interlocutor a que realice una acción. Veámos como se utiliza en Canarias:

Vámonoslos: Muy utilizada en todo el archipiélago. Como bien indica, viene a significar “abandonemos este lugar”, pero lo realmente característico es el uso del “los” final, que acentúa aun más la necesidad de expresar que “nos vamos todos nosotros”. Naturalmente, tenemos que tener en cuenta que las dos “s” de la palabra resultan aspiradas tal y como mandan los cánones del acento canario, por lo que se pronunciará “vámonohloh”.

Vétete: De nuevo, aquí la inclusión del “te” final sirve para subrayar el hecho de quien se tiene que mover. “Véte tu” viene a significar el vocablo. Normalmente, esto incluso puede quedarse corto y podemos asistir atónitos al añadido de otro sufijo cuando el interlocutor se niega a abandonar el lugar y responde para que lo haga el primer individuo. Procedamos a un ejemplo para explicarlo mejor:

Individuo 1: – ¡Vétete!

Individuo 2: – ¿Yo? ¡Vétetetu!… ¡mia tu pa él!

(marcha)te()te()tu(si, tú). ¿Verdad que la gramática es apasionante?

Lo de los sufijos es un tema ciertamente interesante, ya que la misma palabra puede cambiar totalmente de significado sólo cambiándole el sufijo. Así, “Súmbate” signifícate “lánzate” (al mar, a la piscina…) mientras que “Súmbale” significa “agrédele, propínale un puñetazo”. Normalmente para evitar confusiones se suele aclarar quedando la frase “Súmbale una trompá/cogotaso/galletaso

"Súmbale Tanausú!"

"Súmbale Tanausú!"

Entramos entonces en la zona en la cual el sujeto empieza a denotar enojo. El canario no es un ser agresivo pero puede mostrarse contrariado en multitud de ocasiones sobretodo cuando es molestado. Entonces recurre a expresiones más elaboradas:

¡Arranca!: Forma de expresar molestia por la presencia de algún sujeto no deseado, aunque se suele utilizar también como respuesta a un comentario difícil de creer. Volviendo al tema de incitar a la movilidad de un individuo molesto, el “¡Arranca!” puede sufrir alteraciones, como el conocido “¡Arrancapayá!“, “¡Arrancapalcarajo!” o la conjunción de ambas “¡Arrancapayápalcarajo!”. Menos utilizada es la expresión “Arrancapaldiablo” o “Arrancacolchón”, ésta última incluye incluso un insulto (colchón significaría vago).

¡Mándate a mudar!: Adaptación del término “¡que te pires!”, “que te largues”. Aquí tiene además otra acepción: “dimita usted de su puesto de trabajo”, sobretodo si lo emplean murgas o aficionados de algunos deportes. Es curioso que la expresión se utilice en Canarias casi con exclusividad, ya que “mudar” (cambiar de sitio, de vivienda) si que se utiliza en toda España. Añadir al final “colchón”, “gandúl” o “arretranco” siempre le dará el toque despectivo que nos ayudará a conseguir el fin que buscamos.

¡Camina!: Véase ¡Arranca!

¡Arranca!

¡Arranca!

¡Quitesemelantre!: “Salga de mi vista”. La frustración y el evidente estado de nerviosismo de quien pronuncia la frase se ve reflejado en la incorrecta construcción de la forma imperativa. Por partes: Quitese(salga usted)m(de mi)elantre(de enfrente). Descubrimos, no sin asombro, que la “e” sirve para los dos propósitos “me” y “elantre“. Ciertamente, apasionante.

A ver Arturo. Ponga en práctica lo aprendido. Construya una oración,

– ¿Yo? ¡Vétete a la mierda!

Vétetetu Arturito… Vétetetu.

Pues bien, aquí concluye la clase de hoy. Otro día más.

Arturo, Laura y Alfredo… a mi despacho.

Licencia Creative Commons

Anuncios

4 Responses to Canarismos: Lesson Faif (5). Modo Imperativo

  1. Bombereitor dice:

    jajajajajaja mandate a mudaaaar

  2. Sandra dice:

    muy bueno!! Lo que me he reido ^^

  3. Gabri_fenix dice:

    genial la racion de canarismos como siempre!!!

  4. Anónimo dice:

    XD XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: