Héroes (VIII): Joe Frazier


Hace unos meses vi el documental “Thriller en Manila” en Canal Plus y me di cuenta que también el deporte, pese a lo que digan, tiene mucho de injusto.

“Thriller en Manilla” es el nombre que se le dio a uno de los combates más importantes del boxeo, en el cual Muhammad Ali y Joe Frazier lucharon por el campeonato de los pesos pesados.

Recapitulemos un poco. Muhammad Ali ya era ese boxeador que sorprendía al mundo cuando decidió ingresar en Nation of Islam y dos años mas tarde, se negó a servir en Vietnam. Siendo el campeón, se le arrebató el título y la licencia para luchar. Ese título quedó vacante y muchos púgiles aspiraron a él. Finalmente Joe Frazier se coronó como campeón. Pero claro, de cara al gran público Frazier sólo era un boxeador que había llegado a la cima única y exclusivamente porque Alí había sido desposeído del título, por lo que no fue un campeón muy popular. Ali pasó un par de años “en la nevera” sin luchar, incluso llegó a tener problemas para llegar a fin de mes. Frazier entonces era su amigo y le llegó a prestar ayuda económica para salir del bache.

Si conoces un poco la historia de Ali seguramente sabrás que además de un boxeador excepcional, era un auténtico bocazas. No tardó en comenzar su particular guerra contra Frazier, atacándole personalmente por llevar un título que realmente no merecía. Lejos de acobardarse, Frazier de inmediato quiso enfrentarse a Ali en cuanto le fuese devuelta la licencia. Incluso se pronunció a favor de ello, en un intento por reivindicarse de cara al público. Todo ello nos lleva al combate celebrado en Manila. Un combate por el título en el cual Ali llegaba con un “48-2” (50 victorias en su carrera, 0 derrotas. 42 de sus victorias por KO, ojo!) y Frazier iba a defender su cinturón con un “32-2 ” (27 de sus victorias por KO). Es decir, todos los números para ser todo un acontecimiento deportivo.

Pero Ali se empeñó en que aquello fuese “algo más”. Ali empezó una campaña de acoso y derribo al campeón que a mi, sinceramente, me dio vergüenza ajena cuando vi este documental.  Yo tenía una imagen diferente de Ali, una imagen de un gran boxeador, aquél que “flotaba como una mariposa, picaba como una avispa”. Creía que era un tio simpatico, en definitiva. Nada más lejos de la realidad. Su comportamiento antes del enfrentamiento con Frazier fue vergonzoso. No paraba de gritar que “iba a matar a aquél gorila en Manila”, a pavonearse delante de la prensa diciendo que su rival no era nada inteligente. Se presentaba en los entrenamientos de su rival para insultarle, incluso en los alrededores de su hotel para molestar a Joe y su familia. Frazier también se tomó el combate como algo personal: Ante tanta provocación de vez en cuando perdía los estribos, pero se centró en entrenar. Respondería sobre el ring. Ali también entrenaba, creando un show en cada ocasión. Se paseaba con su amante delante de las cámaras, iba a recepciones…

Y llegó la noche del combate. EL COMBATE.

Todos creían que Frazier caería en uno de los primeros Rounds… Pero Frazier nunca cayó. Ali golpeó a Frazier de todas las formas posibles, directos, ganchos… Frazier aguantaba todos los picotazos de Ali, y de vez en cuando devolvía auténticos martillazos con su gancho de izquierda. Hay que recordar que el combate era en Manila, con una humedad a tener en cuenta que hacia que ya en el primer Round los dos estuvieses sudando la gota gorda. Pero Ali le puso talento y Frazier, corazón. Cuando Ali comenzo a flaquear debido al cansancio, llegó el turno de Frazier, que empezó a golpear el maltrecho cuerpo de Muhammad a base de ganchos, dominando los rounds intermedios.

En el round 11, Ali logró “volver a bailar” y empezó a conectar una serie de combinaciones que alcanzaron en el rostro de Frazier. Uno de esos golpes le produjo un corte que a posteriori le formó un hinchazón, dejándole con una visión reducida. Lo que no se supo en ese momento, es que Frazier llevaba años peleando medio ciego: Tiempo atrás, recibió un golpe en un entrenamiento con el que perdió la visión en uno de sus ojos, algo que sólo sabian el boxeador y su entrenador Eddie Futch. Y Ali le había golpeado en el ojo sano, por lo que Frazier sólo veía a traves de una diminuta rendija que le permitía la hinchazón. En el round 12, Ali volvió a dominar: Frazier no veía todo lo que le venía por la izquierda, así que estaba expuesto a la mano derecha de Ali. De hecho, se ve en el video (4:18) que Frazier ni ve llegar el derechazo que le conecta Ali, y su protector bucal acaba despedido hacia el público. Pero pese a todo, Frazier no cae.

Eddie Futch sabiendo de la ceguera de su pupilo, estaba dispuesto a parar el combate. Pero Joe se negó y le pidió que le dejara pelear un combate más. Así que el round 14 comenzó con un Joe ciego y un Ali extremadamente cansado y con el cuerpo destrozado por los golpes de Frazier. Ali pudo conectar unos golpes, y Frazier acabó el round noqueado… pero en pie.

Los dos se van a sus esquinas. Futch decide arrojar la toalla. En el video se ve como Frazier le dice que no (8:25), pero su entrenador ve peligrar su salud y habla con el árbitro, dando por acabado el combate. Lo que hace Ali no es un gesto de celebrar la victoria, sino casi un gesto de alivio porque aquello había acabado. “Fue lo más cercano a la muerte que he conocido”, llegó a decir.

Tiempo más tarde se supo que si el entrenador hubiese dejado salir a Frazier al ring, Ali se hubiese quedado en su esquina, incapaz de ponerse en pie. De hecho, Ali llegó a arrepentirse de todo lo que le hizo a Frazier, de sus ataques verbales. Llegó a decir que si alguna vez había una guerra santa, él queria a su lado a Joe Frazier.

Y por eso comencé la entrada con eso de que también el deporte, como la vida, suele ser injusto. Ali siempre disfrutó de la fama, reconocimiento, dinero. Joe Frazier duerme en una pequeña oficina situada en el gimnasio donde sigue entrenando a boxeadores junto a uno de sus hijos. Su único reconocimiento pasados tantos años ha sido ese genial documental.

Por eso, me pareció adecuado hablar un poco de él. Del gran Joseph Frazier alias Smokin’ Joe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: