Mis Canciones (3): Extrechinato y Tu – Rojitas las Orejas


Lo de ir a la peninsula a estudiar me vino bien. Me vino bien por la cantidad de amigos que hice, por la experiencia y por lo de descubrir cosas nuevas. Entre las cosas que descubrí, destacó la música. Un chico de tenerife como yo estaba acostumbrado a escuchar musica pop, salsa, merengue, reggaeton… Y justo cuando llegaba la avalancha de la bachata, me fui a la universidad. Y en vez de acostumbrarme a oir las historias absurdas de un colombiano, empecé a escuchar buena música. Descubrí el metal y el rock. El grunge. El Ska y el rap. De AC/DC a Slipknot. De Led Zeppelin a System of a Down. ¡Descubrí Nirvana con 19 años!
Todo esto me vino en el momento justo: nunca se me pasó por la cabeza vestir como un gótico, un antisistema, un EMO o un rapero. Descubrí la musica adecuada con la edad adecuada.

Entre lo que descubrí, destacaba Extremoduro. ¿Cómo era posible que nunca hubiese oido nada de ellos? Pues los descubrí de golpe. Los compañeros de la facultad me pasaban discos y discos. Me encantaba Stanby, Su culo es miel, Jesucristo Garcia… Mil canciones suyas. Después descubrí a Fito. Primero me enseñaron sus discos con un grupo que también desconocia, Platero y tu. Luego me dijeron que se habian separado… “Mierda!” … pero que entonces tenia un nuevo grupo, Fito & Fitipaldis. “De lujo! Dadme mas discos!
Entonces, me acuerdo que buscando discos en la estanteria de un compañero, vi un grupo que sonaba raro. Se llamaba Extrechinato y tu.
“Ah! Si! Es un disco en común que sacaron Platero y tu y Extremoduro, en colaboración con un poeta que se llama Manolo Chinato…”
“Déjamelo tambien”

Y así descubrí uno de los discos que más me ha gustado. Entre otras muchas joyas, tiene ésta. Se titula “Rojitas las orejas”

Su letra:

¿Qué tiene tu veneno que me quita la vida sólo con un beso
y me lleva a la luna y me ofrece la droga que todo lo cura?
Dependencia bendita; invisible cadena que me ata a la vida,
y en momentos oscuros palmadita en la espalda y ya estoy más seguro.
Se me ponen si me besas rojitas las orejas.

Pon carita de pena que ya sabes que haré todo lo que tú quieras.
Ojos de luna llena: tu mirada es de fuego y mi cuerpo de cera.
tú eres mi verso, pluma, papel y sentimiento;
la noche yo, y tú la luna; tú la cerveza y yo la espuma.

Se me ponen si me besas rojitas las orejas.

Tengo ronca el alma de quererte
en esta soledad llena que me ahoga;
tengo los ojos llenos de luz de imaginarte
y tengo los ojos ciegos de no verte;
tengo mi cuerpo abandonado al abandono
y tengo mi cuerpo tiritando de no poder tocarte;
tengo la voz tosca de hablar con tanta gente
y tengo la voz preciosa de cantarte;
tengo las manos agrietadas de la escarcha
y tengo las manos suaves de en el cielo acariciarte;
tengo soledad, luz, alegría, tristeza,
rebeldías, amor, sonrisas y lágrimas…

Y también te tengo a ti, preciosa,
caminando por las venas con mi sangre.

Ale, si hay algun tinerfeño leyéndome, que sepa que hay vida mas allá de Don Omar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: